Solo dos de los trece puestos han abierto y sin energía electrica en el interior de los mismos. / LUCIO POVES

ABASTOS

Este viernes ha abierto el mercado municipal de abastos con solo dos puestos y sin energía electrica

Por fin concluyen unas obras que comenzaron en 2017 y que han supuesto una inversión por parte de La Junta de Extremadura, Diputación Provincial de Badajoz, Ayuntamiento con fondos propios y otros de la Unión Europea que se han desbocado hasta el medio millón de euros.

Lucio Poves
LUCIO POVES

El mercado de abasto ha abierto con solo dos puestos: una frutería y un puesto de carnes para venta en fresco y chacinas. Esta mañana los responsables de Aqualia estaban comprobando que todos los puestos tenían su contador de agua y algunos estaban llevando los enseres necesarios. Pero hay todavía un inconveniente, especialmente para quienes utilizan elementos eléctricos y es que aún no hay electricidad en cada uno de los puestos.

Los dos que han abierto se corresponden con aquellos que han conseguido el puesto por antigüedad: se trata de la frutería de Casillas y la carnicería de Miguel Ángel.

El resto de los puestos que se irán abriendo paulatinamente, han entrado en los distintos Concurso- tres en total- que ha convocado el Ayuntamiento. El último expiraba ayer jueves.

El total de puestos que hay en el mercado son trece y dos de ellos tienen las características necesarias de salida de humos y se pueden utilizar uno como cafetería y otro de churrería.

Según nos han explicado hoy tocaba la correspondiente inspección por parte de la Junta de Extremadura.

En cuanto a los servicios que se van a prestar en el interior del mercado: tanto la cafetería como la churrería ya tienen dueños. También se anuncia un puesto de productos gourmet, otro de quesos y chacinas del Pilongo, una panadería y una pescadería. Todo ellos se irán incorporando poco a poco.

El mercadillo de este sábado ya se celebrará en los exteriores del mercado que están algo escasos porque, la parte de la fachada del ayuntamiento está inhábil por unas obras. Se colocarán en la zona de la plazuela con escalones que da a la calle Padre Luis. Los dos hortelanos que aún acuden con productos de sus huertas tendrán su sitio con mesas en el interior del mercado.

Por fin concluyen unas obras que comenzaron en 2017 y que han supuesto una inversión por parte de La Junta de Extremadura, Diputación Provincial de Badajoz, Ayuntamiento con fondos propios y otros de la Unión Europea que se han desbocado hasta el medio millón de euros.