Fuga en uno de los tubos

Solventado el problema de olor a gasoil que se percibía en algunas zonas de la localidad

Procedía del instituo /HOY
Procedía del instituo / HOY

Procedía de una pequeña fuga en los depósitos de gasoil del sistema de calefacción del instituto, el producto fue vertido al sistema de alcantarillado y la depuradora ya trabaja para limpiar el producto

ANA MAGRO

Ya se ha conoce y se ha solventado el fuerte olor a gasoil que desde el pasado lunes se percibía en algunas zonas puntuales de la localidad. Procedía del Instituto de Educación Secundaria 'Doctor Fernández Santana', donde ese mismo día se había procedido a rellenar de gasoil el depósito de la caldera del sistema de calefacción.

Según fuentes del propio instituto, el aparato que mide la capacidad de dicho depósito estaba estropeado y se vertieron más litros de los que admitía, rebosando el producto fuera, a lo que en un principio desde el propio centro se achacó el olor. Sin embargo el olor era persistente incluso, según cuentan algunos vecinos a este periódico, dentro de las viviendas, con lo que continuaron las investigaciones.

El alcalde, Manuel Lavado, explica que desde que se tuvo conocimiento de esta incidencia, tanto Aqualia como los servicios municipales, e incluso especialistas del SEPRONA, que también fue alertado, se pusieron a trabajar para buscar la procedencia y tomaron muestras para ser analizadas ante posibles riesgos. Finalmente se descubrió que efectivamente había una pequeña fuga en uno de los tubos del depósito de calefacción del propio instituto, que estaba arrojando el vertido al alcantarillado.

Rápidamente quedó solventada la incidencia y el olor ha desaparecido, ahora es la depuradora la que ha de trabajar de forma excepcional para depurar el agua afectada, que en ningún caso ha llegado al sistema de agua potable y todo funciona con normalidad, según confirman tanto desde el instituto como desde el propio Ayuntamiento, que además asegura que en ningún momento ha habido riesgo para la salud pública ni motivo de alarma.

Lo que se desconoce hasta el momento es la cantidad de litros que han podido ser vertidos al alcantarillado, ya que, según fuentes del instituto, no han podido ser contabilizados dado que el aparato medidos del volumen está estropeado.