La cubierta en medio de la calle tras caeer del edificio que se ve al fondo. / HOY

EL VIENTO DE LA TORMENTA

Un pequeño tornado hizo volar ayer la cubierta de un edificio en la calle Guadiana

Por lo demás, y en otros puntos de la localidad, el fuerte viento tan inesperado, una especie de tornado, que duró escasamente dos minutos, y que tuvo lugar poco después de las diez y media de la noche, hizo caer macetas, arrastró veladores en las terrazas, algunos cubos de basura, especialmente en establecimientos de hostelería de la Sierra.

Lucio Poves
LUCIO POVES

La fuerza de la ráfaga de viento que se hizo sentir anoche en Los Santos como consecuencia de una tormenta seca, hizo volar el tejado de una obra que lleva años sin terminar en la calle Guadiana, entre el establecimiento de Michey y el Taller del Boni

Las tejas y la estructura que las soporta salieron volando, y cayeron en medio de la calzada ocasionando algunos desperfectos en los coches aparcados y en una fachada de las casa de enfrente. Afortunadamente solo hay que contar daños materiales. Ninguna persona se vio afectada por el derrumbe de esta estructura.

En el suceso intervino la Policía Local y Guardia Civil y dos dotaciones del Parque de Bomberos de Zafra y también se personaron autoridades locales.

Afortunadamente no ha habido que lamentar daños personales, solo materiales. Así lo ha indicado el alcalde de Los Santos de Maimona, Manuel Lavado Barroso, que agradece la labor de todas las personas que intervinieron en estas tareas para recuperar lo antes posible la normalidad y restablecer el tráfico

Vecinos de la zona señalan que ya en tiempos, en otra situación parecida, otra parte de ese tejado también salió volando.

En otras zonas del pueblo

Por lo demás, y en otros puntos de la localidad, el fuerte viento tan inesperado, una especie de tornado, que duró escasamente dos minutos, y que tuvo lugar poco después de las diez y media de la noche, hizo caer macetas, arrastró veladores en las terrazas, algunos cubos de basura, especialmente en establecimientos de hostelería de la Sierra. Algunos hosteleros tuvieron que recoger rápidamente los toldos para evitar que los destrozara el viento que también afectó a algunos árboles en los alrededores del pueblo.

Las fuertes ráfagas de viento también provocaron caídas de ramas y árboles en diversas zonas, como el Footing y la Sierra de San Cristóbal.