Lugar del accidente. Paso a nivel sin barrera / LUCIO POVES

ACCIDENTE MORTAL

Consternación en Los Santos por la muerte de José María Gordillo un gran deportista y mejor militar

El sepelio tendrá lugar esta tarde de lunes a las siete en la parroquia de Ntra. Sra. de los ángeles de Los Santos y se espera que oficie la Eucaristia un capellán militar y compañeros del cuartel de Cáceres donde ahora estaba destinado.

VINAGRE/ L. POVES

El vecino de Los Santos de Maimona, José María Gordillo Rando, de 41 años, ha muerto en la tarde de ayer tras ser arrollado por un tren- kilómetro 72 de la Línea Mérida Los Rosales- en un paso a nivel sin barreras entre las estaciones de Zafra y El Raposo, en el término de Puebla de Sancho Pérez. En ese momento montaba en una bicicleta y estaba haciendo deporte.

El accidente ocurrió alrededor de las 20.30 horas. El impacto fue mortal y las urgencias médicas desplazadas al lugar no pudieron hacer nada por salvar su vida. Se desconoce qué pudo ocurrir para desencadenarse ese siniestro todavía a plena luz del día, La bicicleta destrozada y las zapatillas intactas quedaron en la cunera de la vía.

El paso a nivel donde murió José Maria / LUCIO POVES

Hasta el lugar del suceso acudieron una ambulancia con base en Zafra y efectivos de la Guardia Civil.

José María Gordillo era soldado profesional con la graduación de Brigada y estaba destinado en un cuartel de Cáceres aunque antes había estado en la Base General Mecho de Bótoa en Badajoz .

Constenación general

La consternación general del pueblo es total y sus compañeros de la Asociación de Corredores Santeños - ACS- y sus más estrechos amigos, están en estado de shock sin poderse creer que una persona de tanta vitalidad, con su innata alegría de vivir, haya muerto de esta manera. El sábado estuvo con varios compañeros de la asociación participando en la carrera de Subida al castillo de Burguillos del Cerro. Fue un deportista total,

José María era una persona muy querida en Los Santos, donde vivía con su familia: mujer- catequista de la parroquia - y dos hijas de corta edad. Era mellizo de una hermana y, tanto su familia materna como paterna, son muy conocidas y apreciadas en el pueblo.

Como militar, José María Gordillo participó en varias misiones internacionales de paz. Al menos en cuatro, Kosovo, dos veces en el Líbano y en Irak. En esta última, «nuestra labor ha estado centrada en el adiestramiento de unidades militares iraquíes para enseñarlas a combatir contra el Daesh. «Nuestra misión, que compartíamos con otros militares británicos y portugueses, era doble. Un grupo de instructores nos encargábamos del adiestramiento, mientras que otro grupo estaba encargado de la protección, dando seguridad a los instructores mientras desarrollábamos nuestra labor», contó a HOY en 2016, nada más regresar de esta misión.

Gran deportista

Era habitual verlo colaborar en iniciativas de distinta índole puestas en marcha en Los Santos de Maimona, muchas de ellas solidarias y educativas, pero sobre todo deportivas.

Desde sus inicios ha sido miembro de la Asociación de Corredores Santeños y capitán del grupo de corredores Beer Runners local.

Ha recorrido toda la geografía española participando en carreras al más alto nivel. Quienes lo conocen lo describen como un gran líder y un gran compañero en las carreras y retos más duros, pero también era un gran motivador para aquellos que comienzan a practicar este deporte que tanto promocionó.

Sus familiares, especialmente su esposa hijos y padres, están desolados recibiendo el mayor de los apoyos de todos los vecinos del pueblo ya que, tan solo hace una semana, que se enterraba en Los Santos al padre de su esposa. Una tragedia que se suma al dolor de toda la familia por este nuevo mazazo en sus vidas. El párroco y el alcalde se han sumado a los pésames.

Amante de las tradiciones populares santeñas, pertenecía a alguna hermandad de la Semana Santa. Fue costalero del Cristo de las Misericordias, hermandad a la que estaba muy ligado por tradición familiar.

El lugar del suceso

El camino que transitaba José Mari es una bifurcación de la carretera que une La Puebla con el Raposo. El camino, que llaman del Corralón, es de tierra, pero en buen estado y llega al paso a nivel en una zona donde, unas higueras plantadas a lo largo de la vía en una parcela contigua a las mismas, dificultan la visibilidad tanto del ciclista a la hora de afrontar la pequeña cuesta para pasar las vías, como al conductor del convoy que tocó la bocina del tren de pasajeros que, en ese momento, estaba a medio camino entre las estaciones del Raposo y Zafra. La bicicleta que montaba José Mari era de montaña

La vía del tren tapada por higueras / LUCIO POVES

«Por esta vía creo que solo circulan dos trenes de viajeros al día: uno que pasa sobre las nueve y media de la mañana y el otro a las ocho y media de la tarde. El primero en dirección Sevilla el otro dirección Mérida» señala el acalde de Puebla de Sancho Pérez José Rejas quien asegura que entre Zafra y el Raposo hay varios pasos a nivel sin barrera que atraviesan caminos poco transitados.

El recorrido es muy conocido por caminantes y corredores de fondo. A José Mari le restaban pocos kilómetros para llegar a Los Santos ya que este camino llega a la Carretera Nacional 432 a la altura de Bodegas Medina. Se cruza la carretera y se enlaza con el camino de la Cortapisa que llega hasta el pueblo por la calle del Capricho de Cotrina.

Un caminante que circulaba por él esta mañana nos informaba que «saliendo desde Los Santos a Zafra y la Puebla y conectando con este camino hasta volver a Los Santos, se hacen en torno a los 20 kilómetros».

Se ignora el recorrido que llevaba hecho el ciclista- que iba solo- antes de llegar al paso a nivel donde encontraría la muerte, pero es seguro que volvía a Los Santos tras una de sus muchas salidas a entrenar.

El destino quiso que un tren, en este caso muy puntual, acabara con la vida de una persona toda bondad que en las carreras se quedaba el ultimo para animar a los corredores más flojos, impulsor del deporte en Los Santos, vitalista, amable, sincero. Amante de sus hijos a los que educó junto con su mujer, en la vida cristiana. Una gran persona. Un deportista de diez. Un soldado español muy profesional.