Algunos de los participantes al final de la lectura coral / Lucio Poves

DIA DEL LIBRO EN LOS SANTOS

Casi dos horas leyendo el Quijote...¡en un lugar de Los Santos!...con motivo del día del libro

«Hemos conseguido – señala Magda García Arenal, actriz y directora de la sala Guirigai, que a través de la Asociación Matilde de espectadores de la sala se interesen por la lectura muchas gentes del pueblo. Y además, quienes lo han hecho se han expresado bien y nos hemos divertido todos

Lucio Poves
LUCIO POVES

La asociación cultural de espectadores de Sala Guirigai, Matilde, con el apoyo de la propia Sala, organizó este sábado, 23 de abril, una lectura interrumpida del Quijote en la que han participado lectores de distintos estratos sociales del pueblo. Bajo el título general de 'En un lugar de Los Santos' se estuvo leyendo el Quijote por espacio de casi dos horas.

El acto tenía previsto celebrarse al aire libre pero, vista la previsión del tiempo, se trasladó a uno de los salones del Casino cedido gentilmente por la directiva.

Sobre la una de la tarde, comenzó esta lectura para la que el dramaturgo Agustín Iglesias había seleccionados los tramos de la parte del Quijote que se iba a leer este año.

Una de las lectoras en plena lectura del Quijote / Lucio Poves

«El año pasado nos quedamos en una determinada página y la hemos continuado en esta ocasión. El próximo comenzaremos por donde lo hemos dejado hoy».

Buen plantel

Para ser lector solo había que inscribirse y los organizadores se han encontrado con la satisfacción de que se ha llegado a las expectativas previstas

«Hemos conseguido – señala Magda García Arenal, actriz y directora de la sala Guirigai, que a través de la Asociación Matilde de espectadores de la sala se interesen por la lectura muchas gentes del pueblo. Y además, quienes lo han hecho se han expresado bien y nos hemos divertido todos». La actriz también participó en la lectura y entre los rostros conocidos también estuvo el alcalde o el presidente de la Fundación Maimona, mucha gente mayor y también algunos jóvenes y niños. En un taburete se colocaron varios libros , uno de ellos del Quijote y un clavel.

Otro lector se aplica a la novela / LUCIO POVES

Algunos establecimientos habían colocado en sus escaparates el cartel anunciador de esta actividad y colocada alguna alusión al Quijote y a Cervantes en los días previos. Los bares de la zona, aledaños a la Iglesia Parroquial, prepararon una tapa quijotesca.