Borrar
Cristina Sánchez con sus músicos HOY
«San Isidro para mí es una fecha señalada en el calendario, siempre que puedo me escapo»
Entrevista musical

«San Isidro para mí es una fecha señalada en el calendario, siempre que puedo me escapo»

«Yo canto desde siempre, desde que era pequeñita. Yo recuerdo en mi comunión que ya estaba cantando subida en una silla» ·

«Yo soy de Los Santos de Maimona de los pies a la cabeza»

Coral Marín

Sábado, 18 de mayo 2024

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Cristina Sánchez es una joven santeña, fisioterapeuta y en su tiempo libre cantante. Ha sido una de las artistas que ha conformado el cartel musical de la Romería de San Isidro, actuó ayer en el escenario de la explanada de San Isidro ante cientos de santeños que se acercaron a disfrutar de su música en directo.

«Felicidad sería la palabra con la que lo definiría la tarde que pasamos ayer, es el segundo año consecutivo que cuentan con nosotros y la verdad es que nos sentimos unos privilegiados. Mi familia también estuvo presente ayer aquí, son un pilar fundamental en mi vida, pero mi tía por problemas de salud no pudo venir y me hubiese gustado que estuviese aquí» dice Crsitina.

Para esta santeña al igual que para cualquiera de nosotros el mes de mayo y la romería de su pueblo es una fecha más que bonita y especial que siempre ha compartido con su familia y amigos.

«San Isidro para mí es una fecha señalada en el calendario siempre. Siempre que puedo me escapo, pero son fechas en las que nosotros tenemos mucho trabajo. Pero siempre termino por aquí. Como todos he tenido siempre la tradición de montar la caseta con mi grupo de amigos, tengo muy buenos recuerdos de esos días, lo pasábamos muy bien. Risas, bailes y sobre todo muy buena compañía durante estos días en los que el pueblo se pone tan bonito» explica.

Una tarde en la que todos los santeños pudieron disfrutar del talento de esta joven, pero también de los compañeros músicos que tuvieron la suerte de acompañarla.

«Al bajo vino Víctor Sierra que es de Zafra, es técnico de sonido pero toca también la guitarra, la percusión... hace de todo y es un encanto de niño y a la percusión vino Cristóbal Sánchez que es un percusionista muy bueno. Él se encarga de guiar muchas cosas musicalmente y nos sentimos unos privilegiados por poder contar con él siempre. Aunque hoy también me ha faltado Tino González que viene a la guitarra y es muy buen amigo mio desde hace muchísimos años, es el que empuja muchas veces del carro cuando ya las fuerzas te faltan. Creo que todos hacemos un equipazo» comenta Cristina.

Legado musical

A Cristina desde siempre le ha gustado la música, recuerda escuchar los fandangos de su abuelo y como su abuela bailaba al son de la música, para ella la música es algo más que especial, que ha tenido la suerte de heredar y disfrutar desde bien niña.

«Canto desde siempre, desde que era pequeñita. Yo recuerdo en mi comunión que ya estaba cantando subida en una silla. Mi madre canturrea también, mis abuelos por parte de madre eran de Gibraleón y mi abuelo cantaba por fandangos muy bien. Mi abuela también ha sido muy aficionada, bailaba mucho con mi abuelo, como dos andaluces que son, entonces yo empecé ahí, desde chiquitita, en mi casa sonaba música todo el día» señala.

Cristina aunque santeña, pasa la mayor parte de su tiempo en Azuaga donde desempeña su trabajo como fisioterapeuta de lunes a viernes.

«Llevo 18 años trabajando fuera en Azuaga que es mi pueblo de adopción, pero yo soy de Los Santos de Maimona de los pies a la cabeza. Estoy toda la semana allí, pero vengo todos los fines de semana. De diario trabajo como fisioterapeuta y el fin de semana me recorro todos los pueblos en romerías, bodas comuniones, bautizos… la verdad es que hacemos de todo. Cuando no estoy aquí echo de menos a mi familia y a mi amigos, cada vez más. Cuando eres más joven, eres más rebelde, como que quieres volar, pero a medida que pasa el tiempo y ves como tus padres van envejeciendo y que a tus amigos cada vez los puedes ver menos y da mucha pena… Eso es lo que más echo de menos» explica Cristina.

Y es que son fechas de mucho trabajo para ellos, en las que su agenda se rige por todos los compromisos que tienen dentro y fuera de nuestra comunidad.

«Este mes estamos muy cargados y luego en verano tenemos muchas bodas, celebraciones… celebramos el amor, la vida… asi que estamos super encantados. Nos sentimos privilegiados de que cuenten con nosotros en momentos tan especiales y podamos sumar ese granito de arena a que la gente lo pase tan bien. Las semanas se hacen largas, es mucho trabajo, pero todo merece la pena por ver a la gente disfrutar, para nosotros es el mayor premio. Espero y deseo que el año que viene pueda volver. Hemos disfrutado todos y nos lo hemos pasado muy bien. Estoy super agradecida a mi pueblo y a Antonio Marín que ha hecho que podamos estar aquí» dice emocionada.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios