Borrar
Luis Penco Lucio Poves
Ha muerto Luis Penco, un ciego que desprendía mucha luz por las calles del pueblo
Obituario

Ha muerto Luis Penco, un ciego que desprendía mucha luz por las calles del pueblo

Tenía 93 años y su entiuerro ha sido este domingo víspera de San Juan ·

Luis era amor por su familia y superación como persona. Puso cara a la oscuridad de su ceguera; aprendió a escribir en Braille y a escuchar mucho: la radio y los libros especialmente diseñados para personas ciega

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Domingo, 23 de junio 2024, 19:33

Necesitas ser suscriptor para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Este domingo, víspera del día de San Juan, ha muerto en Los Santos Luis Penco y muchos de quienes lo quisieron en vida, han acudido a su funeral oficiado por su paisano Leonardo Terrazas en la Iglesia Parroquial.

Luis se ha ido apagando, como se apagó su vista después de haber visto la vida hasta poco más de 40 años. Por culpa de un fatídico accidente de tráfico cuyas secuelas lo dejaron ciego. Fue en el año de la Expo, en 1992 y ahora se nos va en plena Eurocopa. Declarado hincha del Atlético de Madrid, con él hemos vivido momentos inolvidables en su peña donde veía los partidos porque, aunque sus ojos estaban huecos y miraban al cielo, sentía de una manera especial los colores colchoneros y le gustaba revestirse de ellos en los grandes acontecimientos. .

Atlético convencido Lucio Poves

Luis era amor por su familia y superación como persona. Puso cara a la oscuridad de su ceguera; aprendió a escribir en Braille y a escuchar mucho: la radio y los libros especialmente diseñados para personas ciega. Luis aprendió a caminar en la oscuridad y recorría las calles de Los Santos cuyas esquinas y aceras se conocía de memoria. Acudía a las tertulias en Labradores - con su peña del Rincón- y también a las del Hogar de Mayores, hasta que se cerró el bar. Luis Penco fue un gran conversador de la vida, de la historia de la panadería de sus padres en Hornachos. También conversaba con 'Siri', su asistente del teléfono móvil con la que, a veces, se enfadaba.

Su camino

El camino entre la casa de su hija en la calle San Miguel donde vivía tras morir su esposa y la suya propia donde vivió con ella, en la calle Diego Hidalgo, fue un paseo diario de recuerdos. En un cumpleaños, cuando tenía ya 88 años, en 2019, yo mismo escribía de él.

«Luis Penco ha cumplido 88 años y sigue andando con su bastón de invidente por las calles de Los Santos que se las sabe de memoria; conoce cada desperfecto en las aceras, cada bache, donde están los aparcamientos de los coches y memoriza perfectamente los lugares adonde quiere llegar….

En la Peña el Rincón con otro gran personaje que se fué, Antonio Martínez Lucio Poves

«El cumpleaños se celebró el jueves por parte de sus amigos del Hogar de Mayores- donde Luis pasa buena parte de la mañana- regalándole una tarta de cumpleaños. Él invitó a todos los que se acercaban ese día a la barra del bar, tanto por la mañana como por la tarde a la hora del café, en que fue repartida la tarta». Siempre la generosidad a flor de piel.

Ahora, con 93 años, ha visto por fin esa luz que se enciende cuando mueren las personas. Ya no va a necesitar los cuidados de sus dos hijas y sus yernos, ejemplos vivo de cómo se debe tratar a un anciano. Últimamente en silla de ruedas, pero manteniendo su rutina de salir de casa, para sentir a la gente de cerca, para oír el latido de su pueblo adoptivo

Con ocasión de un homenaje de la peña gastronómica 'El Rincón' que él presidia en Labradores - a la que también pertenecíamos mi hermano Santiago y yo entre otros amigos algunos de ellos ya fallecidos- también escribí de él un poema que enmarcamos en un cuadro y le regalamos. Fue en el año 2012. Justo el tiempo que hace que apareciera este periódico Hoy Los Santos.

Con estos versos, nacidos del cariño y el respeto, nos despedimos de un hombre que supo saber estar y siempre cultivó el cariño de sus centenares de amigos regalándole, a pesar de su ceguera, mucha luz.

A Luis Penco (2012, navidades en Labradores)

De Hornachos viene tu cuna

En Los Santos eres abuelo.

Firme el bastón en tu mano,

fijos los ojos al cielo.

Tus amigos de la peña

-en este día tan festero-

vamos a decirte, Luis

lo mucho que te queremos.

Por tu carácter jovial.

Por esa dulce mirada

que aunque no filtre la luz

es el espejo del alma.

Queremos ser lazarillos

para enseñarte «la nada»

que, para lo que hay que ver

te basta con esas gafas.

Dinos Luis, como nos sientes

-desde esa seca mirada-

Y recuerda que, aunque vemos,

Tu bastón nos hace falta.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios