Desde hace dos años

Jenaro Montaño se atreve con el pirograbado para hacer sus dibujos

Jenaro con el último de sus trabajos, un retrato de su padre /A. Magro
Jenaro con el último de sus trabajos, un retrato de su padre / A. Magro

Desde hace dos años este joven santeño practica esta curiosa técnica que consiste en crear dibujos quemando la madera

Ana Magro
ANA MAGRO

Hace dos años que Jenaro Montaño descubrió por casualidad una técnica de dibujo distinta a la que estamos acostumbrados a ver: el prirograbado. «Siempre me ha gustado el dibujo –dice Jenaro-, conocí esta técnica por Internet y la probé. Compré al principio un pirógrafo sencillo y comencé a hacer dibujos, me gustó la experiencia y continué practicando, probé diferentes tipos de madera hasta que le cogí el punto y ya compré material más especializado para realizar los trabajos».

Los dibujos en este caso se realizan quemando una madera, que es el material que se utiliza como base, con un aparato especial, el pirograbador. Jenaro explica que hace sus dibujos a partir de una foto: «Lo primero es calcar la silueta y los detalles sobre la madera (mientras más clara sea mejor) y luego se procede a quemar, con más o menos intensidad para obtener distintas tonalidades, hasta conseguir que el dibujo quede lo más parecido posible a la foto». El tiempo que emplea en realizar un cuadro más o menos sencillo dice que oscila entre las 12 y 14 horas, «depende del dibujo o fotografía con el que tenga que trabajar».

Ya ha realizado muchas obras, aunque de momento sólo ha finalizado 2 retratos, «quizás sea lo más complicado», asegura, otras temáticas en las que se inspira son escudos, animales, objetos…, hasta ha hecho un reloj. Dio a conocer su trabajo a través de su perfil de Facebook (Pirograbados Jenaro Montaño) y ya ha tenido varios encargos, uno de los últimos fue de la Hermandad del Nazareno y La Esperanza e Los Santos, un recuerdo que la cofradía quiso hacer a quien fuera su hermano mayor, Ángel Montaño, y que se lo entregó el día de su Pregón Joven.

Jenaro dice tener más proyectos en mente y no descarta dedicarle más tiempo a esta afición suya que cada vez domina mejor, pero de momento no es posible, ya que su trabajo (es encargado en Vibrados La Estrella), le absorbe bastante tiempo. Hasta entonces seguirá buscando el hueco para dedicarle a este arte que hasta hace nada de tiempo pocos conocían.