EN LA PARROQUIA

Finaliza la Semana Misionera de la Eucaristia con muy buenas sensaciones

Un momento del ofertorio /Lucio Poves
Un momento del ofertorio / Lucio Poves

H sido una semana de muchas actividades y un plan evangelizador muy comprimido a la que han asistido de manera activa mas de un millar de santeños

Lucio Poves
LUCIO POVES

Con la misa de las asambleas ha concluido en Los Santos la semana Misionera de la Eucaristía en la que han participado centenares de personas en los distintos actos. Solo en las asambleas familiares han sido quinientos los santeños participantes a los que hay que añadir quienes se acercaron a las misas misioneras diarias y a las Escuelas de Oración. Los encuentros con niños, jóvenes y matrimonios también han contado con una buena acogida. El Rosario de la Aurora desde la parroquia al Santuario de la Estrella congregó a más de trescientas personas y en la misa de las asamblea se tuvieron que colocar sillas supletorias.

Ofrendas
Ofrendas / Lucio Poves

Los misioneros Claretianos- del Corazón de María- que han llevado a cabo la misión se van contentos por esta semana en la que se han comprimido mucho los mensajes evangelizadores centrados en la Eucaristía. Los misioneros- Padres Ávila, Pepe y Pedro- se hicieron acompañar de monjas – Sor Geraldina, una gran voz dirigiendo las canciones y Sor Marta- de la Congregación de Marta y María y de un laico joven- Nacho- de Almendralejo.

Los misioneros y las monjas no dejaron de visitar a los enfermos y tuvieron encuentros con los costaleros y la Banda de Cornetas y tambores Ntra. Sra. De la Estrella de Los Santos. También escucharon y confesaron durante toda la semana de la Misión.

La misa de las asamblea fue muy entrañable ya que los monitores se acercaron al altar con las conclusiones que habían sacado y también exhibieron unos folios en los que habían escrito los sentimientos que la asamblea había tenido y su concepto de la Eucaristía.

En su homilía el padre Pedro animó a que se continuase con el espíritu misionero y se pusieran en práctica las lecciones aprendidas.

Al final los misioneros y las monjas recibieron unos regalos de recuerdo