Portada por la que entran riadas de personas / LUCIO POVES

Nos vamos de Feria

¡¡¡Esta sí que es mi feria de Zafra!!!

A la feria de Zafra acudimos quienes siempre estamos esperando su celebración para escuchar el 'dolondon de los cencerros' que los mayorales compran, en un puesto de Montehermoso, situado en lo más concurrido de la feria comercial. Y a por la 'navajimna' de Teodomiro, que llegan puntuales de Zalamea,

Lucio Poves
LUCIO POVES

Y por fin llegó la feria de Zafra. Esta sí que es mi Feria de Zafra: la de los reencuentros, la de las multitudes, la del veranillos del membrillo…La de San Miguel. Llegó la gran feria y asomaron a mi nariz, durante meses tapada por la pandemia, los olores propios de esta feria: a desinfectante Zotal y a fritangas o a paellas inmensas recién hechas; a 'pescaito' frito, a churros de los Hermanos Pernía, toda una institución en Zafra.

Y con la feria llegaron las apreturas junto a los puestos de quienes viene de lejos y hacen mucho té en sus tiendas de campaña. Al mugido de una vaca que está a punto de parir en un compartimiento donde se encuentra a gusto,,, a paja mojada y a gañanes que se esmeran en poner guapo a un charoles de concurso, que está a punto de salir a pista. A jueces muy serios valorando el trote y el aplomo de un caballo de pura raza española. ¡Qué bellos son los caballos en la feria de Zafra!.

A comer de Feria / LUCIO POVES

Tras dos años de 'no celebración' de manera presencial y multitudinaria, ha vuelto la feria de Zafra, con los sufridos atascos a la salida de los toros y en las carreteras que nos acercan a esta ciudad abierta a toda España en un evento sin medidas. Un millón de visitantes, dicen, llegados por carretera y por trenes puntuales a la estación 'Feria de Zafra'.

Olor a cuero sonido de campanos

A la feria de Zafra acudimos quienes siempre estamos esperando su celebración para escuchar el 'dolondon de los cencerros' que los mayorales compran, en un puesto de Montehermoso, situado en lo más concurrido de la feria comercial. Y a por la 'navajimna' de Teodomiro, que llegan puntuales de Zalamea, un pueblo que también aporta a la Feria la guarnicionería para las bestias, tan pegada a estas fechas de San Miguel, con olor a cuero, a tienda antigua, igual que los puestos que ofrecen los calderos para las matanzas y tantos y tantos achiperres para casas de campo.

Me entusiasma el olor de los olores de la feria, cuando uno entra en la nave de porcino y no huele más que a buen jamón servido en el bar que está situado en el mismo recinto, junto a las primalas y a los verracos.

Feria Zafra y su ganado / LUCIO POVES

Me encanta ver trajinar a los 'pulperos' tradicionales en la feria de Zafra, con el 'pulpo a feira', y a esa plebe de asadores argentinos tras sus repletas piezas de vacuno. Y a al chef extremeño Manolo Gil, asando a la vista del público, los corderos de Corderex que es un espectáculo dentro de la feria. Pico en la caseta del 'retinto', la mejor ternera del mundo, y desisto de entrar en la Nave de Cinegética tan cargada siempre de gente y con olor a pollo de campo.

Feria de las multitudes

Compro turrón de Castuera, calabazate y garrapiñadas que desprenden el olor a feria desde un caldero de cobre viejo. Y no olvido el 'repión' para mi colección.

La feria de las multitudes y de las distintas razas de animales selectos mostrando lo mejor de cada casa ganadera. De los políticos que se vienen a retratar cada uno con su bando. De periodistas buscando la novedad y, por la noche, de casetas de amigos llenas de jóvenes que viven la feria hasta el amanecer.

La feria de los feriantes de la noria y los 'coches choque', de las golosinas antiguas como el paloduz y las chufas. La feria de las familias llegadas de los pueblos cercanos y que abren sus fiambreras en cualquier sombra para evitar las colas en los establecimientos de hostelería y los precios que también asombran. Echo de menos aquellos antiguos teatros de Manolita Chen y el circo con fieras. Aunque estos son recuerdos de muy niño.

La feria de Zafra ha vuelto para quedarse con el aspecto profesional, separado del lúdico, para el disfrute de todos; sin la molesta mascarilla que nos impedía vernos las caras.

Esta sí que es 'mi Feria de Zafra'.