La Procesión por el paseo de las Barandas / LUCIO POVES

IGLESIA PARROQUIAL

Muchas emociones en la vuelta de las primeras comuniones tras el parón de San Isidro

El tercer grupo ya ha hecho la primera comunión. Llegó para ellos la emoción de un día inolvidable, lleno de sorpresas no solo en la ceremonia, porque la gran sorpresa para estos niños es recibir a Jesús Sacramentado y encontrar cada día en su familiares, el propósito de hacerlos mejores cristianos.

Lucio Poves
LUCIO POVES

Este domingo 22 de mayo ha vuelto a iluminarse con los colores de las primeras comuniones. Tras el parón por San Isidro, ha vuelto el colorido en la parroquia y en el paseo de las Barnadas. El blanco inmaculado de los 13 niños y niñas que han llegado al altar a recibir por primera vez a Jesús Sacramentado, después de una etapa de formación dirigida por el Párroco Leonardo Terrazas a través de los distintos grupos catequistas. Cantó el coro Estrella y Camino poniendo de nuevo la banda sonora a las Primeras Comuniones.

Los niños con el párroco y sus catequistas / Luicio Poves

El tercer grupo ya ha hecho la primera comunión. Llegó para ellos la emoción de un día inolvidable, lleno de sorpresas no solo en la ceremonia, porque la gran sorpresa para estos niños es recibir a Jesús Sacramentado y encontrar cada día en su familiares el propósito de hacerlos mejores cristianos.

En la Virgen de la Estrella

La catequesis para estos niños no acaba y ahora comenzarán a formarse para la Confirmación. Pero este día para ellos serán un momento de muchas emociones con los padres, los abuelos, los familiares, las comidas, lo regalos y tantas y tantas cosas como ocurren en un día de la Primera Comunión.

Tras la Eucaristía niños y padres se volvieron a cantar con emoción; hubo lágrimas de ternura, aplausos, fotos, alegría y el encuentro con la Virgen de la Estrella, que ahora no está de manera física a través de una imagen, la de siempre, pero que se representa en el santuario por un bello cuadro. Los niños y niñas sostendrán en sus manos el Niño Jesús, que no se llevaron los ladrones, en otro momento de emoción que se une a los muchos vividos este 22 de mayo.