Una de las muchas faltas del partido / LUCIO POVES

PARTIDO LA ESTRELLA DON ÁLVARO DE 3ª

El autor del lanzamiento de un objeto al campo de fúbol se ha disculpado ante el presidente

«El chaval de tan solo 12 años se personó el martes pasado en casa del presidente para pedir perdón y mostrar su arrepentimiento, informando de su intención de no acudir más al Cipriano Tinoco para no sentirse señalado«. Lo ha pasado muy mal tras el incidente según una nota de la U.C. La Estrella

REDACCIÓN HOY LOS SANTOS DE MAIMONA
REDACCIÓN HOY LOS SANTOS DE MAIMONA

El pasado domingo, tras una jugada del partido entre los equipos de La Estrella y el Don Álvaro, un chico de doce años que estaba en la grada con una pandilla, estuvo detrás de una lata de refresco que apareció en el campo de futbol y el árbitro paró el partido durante casi diez minutos; tiempo en el que se identificó al autor, se anunció por megafonía que no está permitido arrojar objetos al terreno de juego y se invitó al chaval a que abandonara el estadio.

Hasta aquí lo que marca la normativa que el arbitró cumplió a rajatabla. La mayoría del público ni siquiera se percató de quien fue el autor ni lo identificó ni nada parecido. Pero entre el grupo de chavales sí que hubo algunas miradas y algunos señalamientos al chico que está muy afectado y ha tomado la decisión de no volver a acudir al campo de futbol .

Comunicado de la Estrella

El Club U.C. la Estrella, al hilo de estas circunstancias y tras hablar con el chaval y los padres, ha emitido un comunicado oficial:

«El chaval de tan solo 12 años se personó el martes pasado en casa del presidente para pedir perdón y mostrar su arrepentimiento, informando de su intención de no acudir más al Cipriano Tinoco para no sentirse señalado. Desde el club, y tras manifestar que le dio una patada a una lata sin intención de darle a nadie, le pedimos que no deje de acudir a nuestro estadio, por lo que pedimos a tod@s nuestr@s aficionados que se le de normalidad al asunto para que el chaval deje de pasarlo mal, ya que la situación le ha superado un poco». Dice la nota.

Sin intención

También desde este periódico le animamos a que vuelva a presenciar los partidos porque ya ha sufrido bastante por una acción involuntaria ya que la lata, en ningún momento, fue lanzada con el objetivo de alcanzar a nadie. Fue una reacción impulsiva, ante la falta a un jugador local con tan mala fortuna, que la lata atravesó la valla y llegó al campo. No le dio a nadie. Solo se cumplieron las normas. ¡Animo chaval!.