ESTE LUNES 17 DE DICIEMBRE

Ha muerto Ángel Magro 'El Sacristán'

Angel Magro 'El Sacristán'/Lucio Poves
Angel Magro 'El Sacristán' / Lucio Poves

Había cumplido los 90 años y, durante cincuenta ininterrumpidos, estuvo al servicio de la Parroquia de Los Santos. En el año 2007 se le tributó un homenaje coincidiendo con ese medio siglo de dedicación a la Parroquia. Entoces tenía 80 años.

Lucio Poves
LUCIO POVES

Este lunes ha muerto el que, durante muchos años, fuera el sacristán de la Parroquia de Los Santos, Ángel Magro Candelario. El sepelio tendrá lugar este martes a las once de la mañana en la parroquia donde sirvió durante 50 años ininterrumpidos.

La parroquia de Ntra. Sra. de los Ángeles de Los Santos de Maimona le tributó un homenaje en el año 2007 cuando se cumplieron los 50 años de servicio ininterrumpido a la Parroquia y coincidiendo con sus 80 años de edad. Por tanto ahora Ángel había cumplido los noventa y un años. Entonces, en una entrevista para este periódico se definía como un hombre que « Me entrego fielmente a los demás con humildad. Un poco regruñón y, por lo demás, algo bajito… y calvo casi desde mi juventud. Pero nunca tuve complejos y si volviera a nacer seria el sacristán de mi parroquia. Es algo que ha llenado completamente mi vida y me ha posibilitado experiencias inolvidables».

Angel Magro el día de su homenaje / Lucio Poves

Ángel Magro fue un hombre de hondas convicciones religiosas, padre de una familia profundamente cristiana y que ha compaginado su trabajo de sacristán en Los Santos con la de obrero del campo y otras múltiples actividades: cobrador de igualas médicas, vendedor del Círculo de Lectores…. Aunque en Los Santos se le conocerá siempre como «Ángel, el Sacristán».

Fue el 1º de Enero de 1956, a propuesta del entonces párroco Antonio Manzano Garias, cuando Ángel fue llamado para ejercer su función de sacristán . Pasó directamente de 'hombre del campo' a fiel servidor en la parroquia donde conoció y trabajó con tres párrocos

Su compromiso con la parroquia eran: las misas, los entierros, los bautizos, las celebraciones, el archivo, las cuentas…y cuando estaba libre de esas obligaciones se iba al campo… sin olvidar la labor pastoral: catequesis a novios que iban a contraer matrimonio, visita a enfermos… y el apoyo a cofradías o hermandades. Uno de los días más importantes de su vida fue cuando el Sr. Arzobispo le autoriza dar la comunión como ministro especial. Su rincón preferido en la Iglesia siempre fue la Sagrario.

 

Fotos

Vídeos