Diego Hidalgo Demeusois celebró su boda con Teresa Díaz-Morera en Los Santos

"Creo que no hay que desesperar con la situación actual del país. La queja permanente no nos ayudará a salir adelante"

Diego y Teresa en su boda santeña
SE CASÓ POR LA IGLESIA EN BARCELONA

- ¿Qué edad tienes y que formación has adquirido?
Todavía estoy en mis 20... ¡pero cumplo 30 dentro de unos meses! Todos mis estudios los hice en el extranjero, sobre todo en Francia (donde crecí) e Inglaterra. Estudié filosofía, política, económicas y un máster de relaciones internacionales en París, y posteriormente otro de sociología en Cambridge, Reino Unido. Durante mis estudios universitarios en París, conocí a Teresa Díaz-Morera, mi mujer. Antes, ella había estudiado Humanidades en la Pompeu Fabra de Barcelona.

- ¿Dónde se ha desarrollado tu vida de niño-joven y cómo han sido en este tiempo las relaciones de soltero con tu padre?
Mi madre es francesa y yo crecí sobre todo en París, pero pasaba temporadas en España durante las vacaciones. En especial, recuerdo con cariño mis visitas esporádicas a Los Santos, que me permitían sentir de cerca mis raíces extremeñas. Tras temporadas en Inglaterra, Italia y EE.UU., decidí instalarme en España hace cinco años. Durante todos estos años, ya sea en las fases en las que hemos estado en la misma ciudad o a distancia, las relaciones con mi padres siempre han sido muy cercanas y excelentes
- ¿Dónde vives ahora y a qué te sigues dedicando?
Ahora vivimos en Madrid, aunque Teresa es diplomática, así que probablemente en el futuro volveremos a hacer las maletas para vivir en otro lugar del mundo.
Por el momento, mi vida profesional se centra esencialmente en Amovens, que tiene por objetivo impulsar la práctica del coche compartido, es decir, el hecho de que personas que realizan el mismo trayecto en coche compartan coche y gastos. Yendo a http://www.amovens.com veréis cómo publicar un recorrido (ya sea para ofrecer plazas libres o pedir que te lleven), y se pueden incluir ciudades de paso para aumentar la probabilidad de encontrar compañeros de viaje. Cada día se publica una media de más de 300 trayectos adicionales y en algunas rutas la gente suele siempre encontrar otros usuarios para compartir coche. La verdad es que en Los Santos no es donde más usuarios tenemos, pero animo a los Santeños a que tomen conciencia de todos los beneficios que lograría si compartiera coche, sobre todo para viajes largos. Así, por ejemplo, para viajar de Los Santos a Madrid, un conductor que consigue 3 pasajeros en su coche ahorra 54 euros, sin hablar de los demás beneficios para la sociedad, en particular para el medioambiente. Y si no hay otros usuarios que realicen exactamente este trayecto, el sistema también te permite encontrar personas con recorridos compatibles.
- ¿Tienes proyectos a corto medio plazo ?.
Fuera de Amovens, a corto-medio plazo estoy interesado en ver cómo apoyar, potenciar o impulsar otras empresas sociales (es decir, empresas que puedan ser económicamente viables, pero que tengan una misión social muy clara). Estoy estudiando posibilidades de colaborar en este sentido con otros proyectos de forma más estratégica pero sin necesariamente involucrarme en su gestión diaria. A más largo plazo quisiera también dedicarme a escribir, en especial sobre temas relacionados con el cambio social y la tecnología, desde un punto de vista sociológico y filosófico.
- ¿Cómo ves desde tu perspectiva de emprendedor joven la situación de tantos chicos y chicas que se desencantan con la situación en España y emigran a otros países para desarrollarse tras haber pasado por la universidad?.
Por un lado, la situación del país me parece desalentadora. Como emprendedor, estoy viviendo de primera mano la dureza y la hostilidad del entorno empresarial en España, a menudo más caracterizado por poner obstáculos a los jóvenes con ideas y energía, que a facilitarles el camino a pesar de todos los esfuerzos de comunicación que hace pensar lo contrario. El hecho de que mucha gente se tenga que ir por necesidad a buscarse la vida fuera puede resultar complicado. Comprendo la dificultad de vivir en un contexto con referencias desconocidas y sin el apoyo y la solidaridad de la familia, elementos esenciales en nuestra cultura. Asimismo, la fuga de jóvenes y talentos conllevará sin duda efectos importantes para el conjunto de la sociedad española.
Sin embargo, también creo que no hay que desesperar con la situación actual del país. La queja permanente no nos ayudará a salir adelante. Y el hecho de salir al extranjero, aunque pueda resultar difícil, puede también aportar una experiencia muy positiva y ampliar las perspectivas de mucha gente joven, sobre todo si todavía no tiene hijos y una familia. Nunca es malo conseguir experiencia fuera, y el hecho de alejarte de tu entorno habitual puede hacerte madurar más rápidamente. No me parece muy sana la actitud típicamente española que consiste en pensar que vivimos en el mejor sitio del mundo, y que no merece la pena irse fuera porque nunca encontraremos la misma calidad de vida. No hay ningún sitio perfecto, sólo hay que saber cómo sacar lo máximo de lo que ofrece. Tenemos mucho que aprender de otros países, y también mucho que aportarles. Ni que decir queda que, a su regreso, estos jóvenes realizarán una valiosa contribución al país.

- ¿Cuál es tu relación con Los Santos de Maimona y que te gustaría hacer para seguir la estela de tu padre?
Siempre he tenido un inmenso cariño por Los Santos. De pequeño en París, tuve una niñera de Los Santos, la cual se convirtió en casi familia y después en amiga. Durante algunas épocas he podido venir más que en otras, pero siempre he sentido que gran parte de mis raíces las tenía aquí, y tengo un gran afecto por muchos Santeños cuyas familias están muy ligadas a la nuestra y que me encanta ver cuando vengo por aquí. Mi mujer, que es catalana, está fascinada descubriendo la belleza del patrimonio artístico y natural de Los Santos y sus alrededores, y sobre todo el afecto y generosidad con la que la están tratando. Evidentemente, gran parte de este afecto me lo ha transmitido mi padre. Soy consciente de la huella que ha dejado él (y antes de él, mi abuelo) aquí y sin pretender reemplazarle, me gustaría mantener este vínculo fuerte con los Santos y su gente, y aportarle algo a mi manera.
- Bueno y cuéntanos un poco cómo fue y dónde la boda en la que diste el sí quiero a tu pareja.
La boda tuvo lugar justo al lado de Barcelona, ya que la familia de Teresa es de ahí. Fue un día de inmensa felicidad para nosotros, que vivimos junto a nuestras familias y amigos. Unas semanas después la hemos celebrado con amigos y con nuestra familia extremeña en Los Santos porque nos hacía mucha ilusión. Hemos sido muy felices.