Los Reyes Magos y sus carrozas llenan de magia las calles

Este año han desfilado 10 carrozas llenas de niños y niñas que una vez más atrajeron a un numeroso público

Carroza de Melchor
BRILLANTE Y MULTITUDINARIA CABALGATA

Mucho color, expectación y alegría se pudo ver ayer durante la cabalgata de los Reyes Magos. A las 18.00 horas partían las 10 carrozas que han participado este año desde el aparcamiento del polideportivo, escoltadas por los caballistas y con un cordón de seguridad alrededor de cada una de ellas para evitar cualquier tipo de percance. Como es habitual nadie quiso perdérsela y a pesar del frío las calles se llenaron de gente para contemplarla, congregándose sobre todo a la salida, a su paso por la calle Mérida y la Plaza de España.

Junto a los Reyes Magos, Melchor, Gaspar y Baltasar, salieron personajes de los cuentos populares, Pepa Pig y sus amigos, el trineo de Papá Noel tirado por bicicletas, un gran toro escoltado por pequeños Santa Claus, una réplica del pilar de La Charca, pintores y pequeños ángeles. Todos ellos repartieron más de 600 kilos de caramelos.

Al finalizar el recorrido en la Plaza de España, los Reyes se bajaron de sus tronos para saludar desde uno de los balcones de la Casa de la Cultura. Allí los estaba esperando el Alcalde, Manuel Lavado, para darles la bienvenida, "llegáis a este pueblo que durante todo el año también está guiado por su estrella, que desde la humildad, el respeto y el afecto os da la bienvenida", decía el Alcalde, "somos un pueblo emprendedor y muy trabajador, aunque en estos tiempos tan difíciles muchos de nuestros vecinos lo estén pasando mal. Estamos orgullosos de lo que hacemos y, aún siendo de un pueblo pequeño, somos un pueblo con historia, limpio y blanco, pero sobre todo un pueblo donde nadie se siente forastero, donde la integración es posible gracias a nuestra hospitalidad".

Tras la intervención de Manuel Lavado, los tres Reyes Magos, se dirigieron al numeroso público que se congregó en el paseo de las barandas para dar su mensaje a los más pequeños.

En esta fría noche no faltó el chocolate y las pastas que tenía preparados la Coordinadora de Cofradías  en la misma plaza.