En el cementerio municipal hay cerca de 21.000 enterramientos

En el osario común adosado a la capilla hay restos de la época romana

Avenida central con los nichos mas antiguos
EL PRIMERO DATA DE 1888

La capacidad de aquel antiguo cementerio situado -en el camino de Valmoreno y Dehesillas- fue desbordada no solo por el aumento poblacional sino también por las epidemias que se extendieron a mediados del siglo XIX y que obligó al Ayuntamiento, en 1882, a dar solución definitiva a los problemas de espacio para los enterramientos que incluso, estaban suponiendo un problema de salud pública porque sin "llegar a descomponerse, los cadáveres erran enterrados a flor de tierra".
La cercanía de las nuevas viviendas al camposanto exigió por tanto que en 1882, después de varios intentos fallidos, se dispusieran nuestros responsables municipales a buscar un lugar adecuado y alejado de la población para la construcción de un nuevo camposanto.
Después de algunas discusiones entre los munícipes, se eligió como el más oportuno la finca denominada el "Jarete", a un kilómetro de las últimas casas.
Efectivamente, acordado el lugar, se encargó al afamado arquitecto pacense, D. Tomás Vaca, la redacción del correspondiente proyecto en 1885. Fueron sacadas a concurso las obras y rematada en favor de un contratista foráneo, pero que renunció en favor de los acreditados constructores ''Hermanos Guerrero Álvarez '-bisabuelo de los 'Fijos'- y se siguieron las prescripciones detalladas en el citado proyecto.
El cementerio ocupó una superficie de aproximadamente 5000 metros cuadrados, con muros de mampostería reforzados y con la edificación de una capilla que fue denominada de la 'Santa Cruz'. Tras recibir las bendiciones de la diócesis, el cementerio municipal fue inaugurado en 1888 -aunque la fecha que aparece en la cancela de entrada dice 1887-. Lo cierto es que hasta 1888, no aparece enterramiento alguno.
Generalmente los primeros enterramientos se hacían en el suelo como constan en los primeros libros que se conservan en el archivo municipal; hasta 1893 no se construyen las primeras hileras de nichos en dirección a la ermita. Posteriormente se optó por los enterramientos aéreos adosados a los muros que cierran el camposanto y, por último, a primeros del siglo XX se dota de la galería. Puede resultar engañoso que existan en la galería porticada enterramientos de fechas más antiguas, pero son traslados del suelo a esa nuevos nichos. Por tanto los nichos más antiguos del cementerio están en la avenida central.
Actualmente el cementerio consta de alrededor de 3000 nichos y de cinco panteones o enteramientos en el suelo. Próximamente se sacarán a subasta pública la construcción de más nichos. También se le ha dotado de pequeños receptáculos para las cenizas procedentes de incineraciones. Muchos pensaran que hay pocos utilizados y es que sucede una cosa: la familia de las personas que son incineradas en la mayoría de los casos tienen ya nicho donde reposan sus feudos y depositan allí la pequeña urna con las cenizas.
Hasta la fecha, en el cementerio de Los Santos se han llevado a cabo 20.972 enterramientos y en el antiguo libro que se conserva en las oficinas del propio cementerio se han anotado - desde 1984 hasta el 2.004 - un total de 1017 enterramientos. Desde el 2002 hasta la fecha, la media de inhumaciones ha sido de unas 100 al año.
El cementerio de Los Santos cuenta con un osario- un pequeño cuarto adosado a la ermita- donde se guardan, en bolsa, los restos de aquellos cadáveres que no han encontrado ubicación en los nichos, bien porque los actuales propietarios no lo han consentido o porque no han sido identificados en su momento. Son muy pocos y entre ellos se encuentran restos romanos encontrados en la zona de cabrera según nos asegura José Montaño Sánchez, el actual enterrador.