A Mario Zapata Encinas le conceden una beca para estudiar dos años en Mostar

La ha conseguido por ser uno de los mejores estudiantes de España y está sufragada por la Fundacion ONCE y Diego Hidalgo

Mario Zapata Encinas
ES DE LOS SANTOS DE MAIMONA Y ESTUDIA EN EL COLEGIO SAN JOSE DE VILLAFRANCA

Mario Zapata Encinas, alumno de 1º de Bachilleraro en el Colegio San José de Villafranca de los Barros, ha sido seleccionado entre 1.148 aspirantes de todo el país para representar a España en los Colegios del Mundo Unido (CMU) de Canadá y Bosnia y Herzegovina. Tendrá una beca valorada en 45.000 euros patrocinada por la Fundación ONCE y el filántropo extremeño Diego Hidalgo, con la que podrá convivir y estudiar los dos próximos cursos con otros chicos y chicas de un centenar de nacionalidades. Mario estudirará en Mostar (Bosnia).
Todos ellos han sido seleccionados y becados en sus países de origen y representarán su cultura en ese ambiente de diversidad. Al mismo tiempo que Mario estudia el Bachillerato Internacional, también deberá participar en programas de asistencia a la comunidad en la que se enmarca el centro. Precisamente el fin último de Colegios del Mundo Unido -una institución internacional sin ánimo de lucro que está presente en más de 125 países- es promover la paz y el entendimiento internacional a través de la educación multicultural. El proceso de selección que se lleva a cabo en España se rige por las directrices y recomendaciones de la organización internacional United World Colleges y cuenta con varias pruebas que evalúan el mérito personal del candidato que opta a las becas, desde un punto de vista humano, académico y social. El jurado valora especialmente criterios como la madurez personal, el compromiso social, el interés y respeto por otras culturas, la iniciativa y la creatividad, junto con la capacidad para convivir y entablar amistad con otros chicos y chicas de muy distintas partes del mundo.
Tener un buen expediente académico y conocimientos básicos de inglés son requisitos de obligado cumplimiento para optar a esta beca. En el expediente académico de Mario aparece 9,1 como nota media, pese a lo cual los estudios no son su única ocupación. Ni mucho menos. Entre sus aficiones, figuran el teatro y la lectura y ha asistido a clases de piano, violín y guitarra. Tampoco descuida Mario su lado más solidario ya que colabora como voluntario con Entreculturas. Con los compañeros de su colegio, trabaja en campañas para desarrollar proyectos educativos en países en vías de desarrollo.
Tiene claro lo que pretende. «Pienso en los Colegios del Mundo Unido como un mundo en miniatura, donde están representadas casi todas las civilizaciones y tenemos la oportunidad de conocerlas a todas ellas. Es como volver a nacer, olvidar lo que creemos saber sobre cada procedencia y descubrir por nosotros mismos en qué consiste cada nación, cada cultura, cada religión, cada ideología...». Mario piensa que va a ser como un paréntesis en su vida «en el quete dedicas a saber dónde estás realmente, y si lo que tú creías que era lo correcto está bien o no. Te paras, teniendo claro lo que empiezas y lo que dejas atrás, siendo más consciente. Está reunida una parte del futuro del mundo».
Mario es afable, comunicativo y paciente, pero sobre todo muy agradecido a quienes le ayudaron. «Aunque a la hora de pedir la beca, fui yo el que tuvo la iniciativa, he de reconocer que siempre estuve apoyado por mi familia y el colegio». El joven estudiante está algo preocupado por la responsabilidad que encierra este proyecto y por marcharse tan lejos sin bien está convencido de que son más los pros que los contras y sabe que su familia llevará bien esta nueva experiencia en la que se embarca.